Seleccionar página

Según los resultados de la encuesta realizada por el Observatorio Sabana Centro Cómo Vamos, a 2.685 personas en los 11 municipios de la Provincia, la movilidad será uno de los factores que más comenzará a afectar la calidad de vida de los habitantes de la región los próximos años.

El estudio revela que los niveles de conmutación en la región han crecido de manera considerable en los últimos 5 años, pasando del 25% en 2012 a un 44% del total de la población en 2017. Esto quiere decir que casi la mitad de la población se debe movilizar diariamente para actividades de trabajo o estudio fuera de su municipio de residencia habitual durante la semana.

Esta dinámica, ya presente en los 11 municipios de la Provincia y creciente en la región, tiene especial incidencia para los habitantes que se movilizan habitualmente hacia la capital de la república, donde se estimó que más del 26% de los encuestados mantienen desplazamientos recurrentes hacia Bogotá, presentándose una mayor incidencia en los municipios cercanos a esta donde, por ejemplo, para el caso de Cajicá, la cifra asciende a un 38% de la población del municipio que se traslada a diario a esta ciudad. Esto genera el aumento considerable en los tiempos de desplazamiento hacia ese destino, que en la actualidad supera los 90 minutos por trayecto. Así mismo, se han incrementado los tiempos de desplazamiento al interior de algunos municipios en las horas pico, asociado al crecimiento acelerado de la población como resultado del fenómeno migratorio que ha sufrido la región las últimas décadas, donde hoy se alcanzan cifras superiores al 48% de la población que proviene de municipios fuera de Sabana Centro.

En este orden de ideas y con esta tasa de crecimiento poblacional acelerada, causada en especial por el fenómeno migratorio de la población proveniente de Bogotá, se hace necesario una intervención articulada de los municipios de la Provincia, que facilite a las administraciones reducir estos impactos en el corto y mediano plazo, permitiendo mitigar las problemáticas asociadas a la movilidad y la infraestructura de equipamientos urbanos, así como las de los servicios básicos de salud y educación, o aspectos críticos para la calidad de vida de los habitantes como la seguridad y la convivencia ciudadana.